jueves, 4 de abril de 2013

Hablando en ideogramas



La mayor parte de los estudiantes que vienen a China y por primera vez empiezan a estudiar el idioma se enfrentan con un tema realmente intimidante (y con métodos educativos muy diferentes a los occidentales), y no es sino hasta despues de varios meses que sus miedos inciales van desapareciendo. Yo tuve la misma experiencia.

Hay muchas preconcepciones acerca del idioma chino, pero sin duda la que más nos hace pensar que es algo casi imposible de aprender, es su forma de escritura. La mayoría lo concibe como algo increíblemente abstracto.

Sin embargo, el chino no es tan oscuro como puede parecer en un principio. La realidad es que nuestra forma de escribir es mucho más abstracta que el chino: cuando escribimos la palabra ‘perro’, no ponemos en el papel sino una serie de signos que indican sonidos, pero que de ninguna manera evocan al animal en cuestión. Cuando escribimos ‘perro’ en chino, hacemos un dibujo (que ha sido estilizado a lo largo del tiempo), que representa gráficamente a un perro.

De modo que, si uno puede aprender las partes componenes de los caracteres chinos (equivalentes a nuestras raíces griegas de las palabras), que son menos de 200, es mucho más sencillo empezar a entender la lógica detrás del idioma. Daré un par de ejemplos comparativos para ilustrar ésto.

En español, tenemos la raíz ‘electro-’, que aplicamos a una gran variedad de cosas relacionadas con la electricidad. Pero NO es español, sino griego: elektron significa ‘ámbar’, y en el s. XVII fue adoptada al observar que el ámbar, al ser frotado, producía electricidad estática. 

El idioma chino NO proviene de ningún otro. Hace miles de años empezó como un idioma puramente pictográfico (como el egipcio antiguo) y fue evolucionando en sofisticación, agregando nuevos significados y creando conceptos por la combinación de ideas básicas. Así, el dibujo de un rayo cayendo en el campo durante la lluvia, significaba ‘trueno’ (el caracter se pronuncia aproximadamente ‘tien’). En el s. XVIII, los chinos simplemente tomaron este caracter antiguo y le asignaron, por extensión, el significado de electricidad

Ahora bien, si combinamos este ‘tian’, con otras ideas básicas, tenemos: tian-she (electricidad-visión) que significa televisión; tian-hua (electricidad-palabras) que es teléfono; tian-chi (electricidad-reserva) que es batería; o tian-nao (electricidad-cerebro), o sea una computadora.

Otro resultado del hecho de que el chino no tiene raíces de otros idiomas, es que al estudiarlo podemos toparnos con cosas que nos parecen realmente absurdas, pero que no lo son. Por ejemplo, hipopótamo en chino es he-ma, literalmente ‘caballo de río’. Al principio nos causa gracia y nos preguntamos cómo pudieron ponerle una traducción tan chusca, pero la historia es así: en China no había hipopótamos, y los primeros que vieron fueron en libros llevados por los europeos. Al preguntar el nombre y oír esa palabra tan extremadamente larga, vieron sus opciones: la primera era hacer una transliteración fonética y terminar diciendo ‘shi-po-po-ta-mou’, lo cual hubiera sido complicado y además hubiera tenido un significado como ‘madera grande de las orillas occidentales’ o algo igualmente ridículo. La segunda era preguntar qué significaba esa palabra en sus partes, y vieron que eran simplemente dos palabras griegas que decían caballo (hippos) de río (potamos). Les debe haber parecido gracioso, pero viendo que esas dos palabras sí las tenían en su vocabulario, optaron por la versión mucho más corta, dicha en su propio idioma:  he (río) ma (caballo).


Una vez que uno puede superar los primeros obstáculos sicológicos, el chino se convierte en una lengua más bien intuitiva y conceptualmente divertida. Siendo un idioma que no se referencia sino a sí mismo, tiene una coherencia interna y una lógica propia, que proviene en gran parte de las antiguas culturas agrícolas que definieron a este país por milenios. Esto nos da una idea muy gráfica de la historia de su pensamiento.

Por ejemplo, el caracter original para ‘mujer’ (niu), es un dibujo de una mujer de rodillas, con las manos cruzadas sobre su regazo, una actitud sin duda machista pero que corresponde con las estructuras de muchas sociedades antiguas.

Adentrándonos más en nuestro estudio, nos encontramos otro caracter, en este caso compuesto: un dibujo de una mujer con un bebé en sus brazos. Este ideograma (hao), nos enteramos, no significa ‘madre’, sino… ¡ ‘bueno’! La idea más cercana que encontraron los chinos antiguos para representar lo bueno fue, ¡una mujer con un bebé!

Esperando que nuestras lectoras más liberales no se indignen, nuestro siguiente ejemplo es: el dibujo de una mujer bajo un techo, o sea una mujer dentro de su hogar. Esta es la representación del concepto de … Paz (an).

Pero para que se pueda apreciar que los primeros chinos escritores no estaban solamente viendo maneras de limitar al sexo femenino y canonizando estas limitaciones en sus palabras, debemos ilustrar que por ejemplo, el caracter para ‘hombre’ (nan) es un dibujo de una persona trabajando arduamente en el campo, con un azadón.

Y siendo agudos (y cínicos) observadores de la naturaleza humana en su esfera social, vemos al caracter que representa a un ministro de la corte (cheng), que no es sino un dibujo de un hombre en traje oficial, postrándose ante su soberano.

Casi todo el chino antiguo es eminentemente visual, y podríamos seguir aquí enumerando casos como ‘descansar’ (shiu) que es un hombre al lado de un árbol; ‘raíz’ (gen) que es el mismo árbol pero con una línea en su parte baja, haciendo el énfasis, o  ‘bosque’ (lin) que son dos árboles.

Se preguntará el lector, ¿cómo, con bloques básicos tan elementales, se pueden formar todas las palabras, sin nunca tomar prestados conceptos de otras lenguas?

La respuesta es asombrosamente sencilla: todos los caracteres chinos pueden tomar nuevos significados, por extensión (trueno-electricidad, como veíamos antes) o por combinación. No hay nada que sea tan complejo que no pueda ser dividido o relacionado con unos cuantos bloques conceptuales.

¿Qué tal ácido desoxirribonucleico, ADN? ¿Será posible? Lo es.  Se dice 脱氧核糖核酸 (tuo yang he tang he suan), que significa  sin – oxígeno – núcleo – dulce – núcleo – ácido.

Sí, definitivamente suena raro. Pero eso es exactamente lo que significa ácido desoxirribonucleico. Sólo usan seis sílabas en vez de 11, y no necesitan saber griego para entenderlo.



La frase del comienzo se lee primero de derecha a izquierda, y luego en sentido inverso:  'Ren Nan Zuo, Zuo Nan Ren'  (es difícil llegar a ser un hombre de verdad).

1 comentario:

  1. Alfonso:
    Sólo tú podías dar una explicación tan clara de la formación de las palabras en el idioma chino.
    Tú sabes que para nosotros existe la frase "está en chino" para decir que algo está sumamente complicado, ininteligible.
    Sumamente interesantes todos los temas que abordas.
    Saludos.

    ResponderEliminar