martes, 28 de mayo de 2013

Cinco Visiones, Una Humanidad



Decía en un post pasado que la guerra es una actividad muy humana, quizá de las más antiguas. Pero por otro lado, el sentimiento de empatía y pertenencia es otra característica igualmente humana que nos eleva y que ha sido expresada en todas las culturas, las religiones y los tiempos. Pongo aquí dos que me parecen particularmente poéticas:

   四海之内皆兄(se hai zhe nei chie xiong di)
   “Dentro de los confines de los cuatro mares, todos los hombres son hermanos.”

Esta es la frase más famosa de la obra Shui Hu Zhuan (A la Orilla del Agua), del autor chino del s. XIV, Shi Nai’An. La novela sigue las peripecias de una banda de héroes - 108 en total - que son un equivalente del Robin Hood inglés, héroes que desafían al gobierno corrupto para ayudar a la gente común. Cuatro siglos más tarde, en 1785 el poeta alemán Friedrich Schiller escribió su hermosa Oda a la Alegría cuyas palabras fueron inmortalizadas por la música de Beethoven:

  Alle Menschen werden Brüder wo dein sanfter Flügel weilt.
  [Alegría], Todos los hombres se hacen hermanos donde están tus tiernas alas.

El hombre es más o menos el mismo siempre; sus altos ideales y sus infames bajezas se reproducen con ropas y tintes diversos en toda la historia. Hoy me quiero enfocar en los primeros, haciendo un recorrido entre siglos y continentes para ver que la profundidad de pensamiento no es particular de ningún tiempo, y los ecos de las reflexiones claras resuenan verdaderos en todos los siglos.

Primero un breve reconocimiento de la dual maravilla y fugacidad de la existencia - esa verdad anterior a todas las demás y que enmarca toda filosofía - expresada con la sensibilidad nahua del señor de Texcoco, Nezahualcóyotl (1402-1472):

  Con flores tú pintas, ¡Oh, dador de vida! Con canciones tú das color, con canciones das vida sobre la tierra. Más luego destruirás águilas y tigres: vivimos sólo aquí en tu pintura, sobre la tierra. Con tinta negra tacharás todo lo que fue amistad, hermandad, nobleza. Tú difuminas a aquellos que vivirán en la tierra. Sólo vivimos en tu libro de pinturas, aquí en la tierra.

Flores y Canción, Códice Borbónico
(Romances de los señores de la Nueva España, fol. 35, c. 1582. Trad. de Ángel María Garibay, 1964)
 
 *

Habiendo aceptado esta verdad, ¿qué hacer primeramente, qué buscar? Rabindranath Tagore, ese místico indio que funde tradiciones de oriente y occidente en sus escritos a veces devocionales y a veces filosóficos, nos indica qué evitar en el mundo, por medio de un ejemplo al que deberíamos hacer caso:

  “Prisionero, ¿quién te encadenó?”
  “Fue mi Señor”, dijo el prisionero. “Yo creí asombrar al mundo con mi poder y mi riqueza, y amontoné en mis cofres dinero que era de mi Rey. Cuando me venció el sueño, me eché sobre el lecho de mi Señor. Y al despertar, me encontré preso en mi  propio tesoro.”
  “Prisionero, ¿quién forjó esta cadena inseparable?”
  Dijo el prisionero: “Yo mismo la forjé cuidadosamente. Pensé cautivar al mundo con mi poder invencible; que me dejara en no turbada libertad. Y trabajé, día y noche, en mi cadena, con fuego enorme y duro golpe. Cuando terminé el último eslabón, vi que ella me tenía agarrado.”

Via Tagore info
(Gitanjali, stz. 31, 1912)
 *

El hombre ha hecho de la dicotomía parte esencial de su existencia, y estamos entonces siempre tratando de mantener un balance entre esas cosas a las que arbitrariamente hemos asignado valor, y las intuiciones que nos llenan los sentidos y acallan ese ruido interno que nos agita. La escritora inglesa Frances E. H. Burnett, en su novela de 1910, “El Jardín Secreto”, hace un canto a la infancia y la naturaleza que hace innecesarias las palabras  y lo superfluo:

  Una de las cosas más extrañas de la vida es que sólo muy de vez en cuando se siente la seguridad de que se vivirá para siempre, para siempre jamás. Esta sensación se tiene en ocasiones como cuando se sale al momento tierno y solemne del amanecer, cuando se está ahí de pie, con la cabeza echada hacia atrás y se mira el pálido cielo que empieza lentamente a cambiar y ruborizarse. Cosas que desconocemos empiezan a pasar a nuestro alrededor hasta que ese oriente casi nos hace gritar con gozo y el corazón se detiene ante esa majestad inmutable de la salida del sol, que ha sucedido cada mañana por miles y miles de años. Y entonces, sólo por un momento, uno lo sabe.

  Y uno lo sabe también algunas veces al estar de pie, solo en mitad de un bosque al atardecer, cuando esa quietud dorada y misteriosa que entra oblicua entre los árboles parece decirnos una y otra vez, algo que no podemos escuchar por mucho que intentemos. Y algunas veces esa seguridad viene con el silencio inmenso del azul profundo de la noche, con sus millones de estrellas que esperan y que observan. Algunas veces sabemos que es verdad por el sonido de una melodía lejana, y algunas veces por la expresión de unos ojos.

Via LyC
(Cap. 21, ‘Ben Weatherstaff’)
 *

Y por otro lado el agudísimo Baltasar Gracián - ese rebelde sacerdote jesuita que  combina la sagacidad de Maquiavelo y la parsimonia de una abuela sabia - aconsejaba allá por 1653 cómo lidiar con la sociedad y con el ruido, con las opiniones propias y las ajenas, expresándose en elegantes aforismos:

  La mitad del mundo se está riendo de la otra mitad, con necedad de todos.
  O todo es bueno, o todo es malo, según votos. Lo que éste sigue, el otro persigue. Insufrible necio el que quiere regular todo objeto por su personal concepto. No dependen las perfecciones de un solo agrado: tantos son los gustos como los rostros, y tan varios. No hay defecto sin afecto, ni se ha de desconfiar porque no agraden las propias cosas a algunos, que no faltarán otros que las aprecien; ni aun el aplauso destos le sea materia al desvanecimiento, que otros lo condenarán...
  No se vive de un solo voto, ni de un uso, ni de un siglo.

Via Dover Publications
(Oráculo Manual y Arte de Prudencia, Cap. 101) 

 *

Finalmente, unas cuantas líneas intentando redondear las cosas, dejando que el escritor chino Zhang Chao haga esos malabares de yin-yang que son tan caros a su cultura y a la sensibilidad de todo hombre razonable: la simple y llana expresión de una cordura de granjero-poeta, de lo sencillo pero profundo, que se solaza de lo bello y huye de lo extremo y lo dogmático:

  El vino puede usarse en vez del té, pero no el té en vez del vino; un poema puede usarse para expresar un sentimiento en lugar de la prosa, pero la prosa no puede usarse para expresar lo que dice un poema. La luna puede sustituir la luz de las lámparas, pero las lámparas no pueden sustituir a la luna.
  Es incorrecto comer un manjar apresuradamente, pasar por un hermoso paisaje sin disfrutarlo, expresar sentimientos de forma superficial, y disfutar tus riquezas por medio de meros lujos.
  Un monje no necesita abstenerse del vino, sino de la vulgaridad.
  Al tener colinas y valles dentro del propio pecho, se puede vivir enmedio del mercado como si se estuviese en el bosque.
  El hombre debería hacer de su vida un poema, y de las cosas a su alrededor bellas pinturas.
 
Via Zhonghua Book Company
(You Meng Ying  - Serenas Sombras del Sueño, 1698)



VIDEO DEL DÍA

Trois Couleurs – Blanc (1994) es la segunda parte de la serie ‘Tres Colores’ del director polaco Krzysztof Kieślowski.  Karol Karol se acaba de separar y regresa a casa sin un centavo. Ahí conoce y se hace amigo del misterioso Mikolaj, un personaje siempre taciturno que finalmente le ofrece ayuda económica: le presentará a Karol a un hombre que le puede pagar mucho dinero por matarlo, ya que está hastiado de la vida pero él mismo no se atreve a suicidarse. Al llegar a la cita en el lugar convenido, Karol se da cuenta de que es Mikolaj mismo quien desea morir:


No hay comentarios:

Publicar un comentario