sábado, 18 de mayo de 2013

Hacia dónde va la Historia



Antes y después



En Occidente, por convención, decimos que la Historia va hacia adelante. Si le preguntamos a alguien que nos diga dónde queda el futuro, físicamente, indicará con la mano hacia el frente, mientras que el pasado está detrás. Nuestro lenguaje está lleno frases que usan esta convención: “mirar hacia adelante”, “dejar atrás el pasado”, etc. Pero fuera de esta convención espacial, tenemos otra idea - quizá un poco más peregrina - acerca del curso de la Historia, en la que se la hace sinónimo de Progreso.

La forma moderna en que usamos este concepto nació allá por el siglo XVIII, con el optimismo científico propio de la Ilustración, concretamente en Francia, Inglaterra y Alemania. Como en esos años se estaban desarrollando grandes progresos en las ciencias físicas, se llegó a la conclusión de que el universo entero podía ser comprendido en un corto plazo en bases racionales y mecánicas, y de hecho se llegó a mencionar que en el futuro el quehacer de la ciencia se reduciría simplemete a “mejorar sus técnicas de medición”, ya que todos los misterios fundamentales estarían explicados. Este optimismo se extendió a la filosofía y la política, y se institucionalizó más o menos la creencia de Progreso como definición de la historia del hombre, que es la forma moderna de entender el mundo.

Aunque la versión puramente mecanicista del universo ha sido deshechada, las repercusiones en nuestra mentalidad se sostienen. El futuro sigue estando al frente y puede ser ya sea luminoso o distópico, pero el pasado se afianza cada vez más como oscuro y primitivo, porque la ciencia sigue avanzando a pasos de vértigo: podemos ver al otro lado del universo, jugar con el ADN y enterarnos de estas cosas de forma casi instantánea en pantallas luminosas portátiles.

Todas estas maravillas de progreso no pueden ocultar, desafortunadamente, el hecho de que también podemos matarnos con precisión inusitada y que a pesar de toda la riqueza generada en el mundo, cientos de millones de personas viven existencias infrahumanas.

Hay otra concepción del mundo, propia de culturas antiguas: la de un pasado remoto que a la vez es ideal, una ‘Edad de Oro’ que fue degenerando. La mentalidad judeocristiana tiene este concepto pero con una historias lineal, o apocalítica: con un principio y un fin. La mentalidad china tradicional también habla de una edad antigua donde abundaban las virtudes, pero prescinde del apocalipsis y enfatiza más bien el constante esfuerzo por recuperar esas virtudes antiguas en todas las épocas, ya sean de degradación o de fortuna, pero a ninguna de ellas les llama Progreso, porque la naturaleza humana es siempre más o menos la misma independientemente de la calidad de sus herramientas.

Esta concepción se refleja - de forma contrastante con la nuestra - en el idioma: en chino, la palabra usada para decir ‘Después’ es yihou, y la partícula hou es literalmente ‘detrás’, mientras que la palabra ‘Antes’ es yiqian, donda la partícula qian significa ‘delante’. ¿Cómo es que pasado y futuro en chino están colocados así al revés?

La respuesta es sencilla: el pasado está ahí, registrado en anales, está ante nuestros ojos y puede ser estudiado. Se ve de frente.

El futuro, en cambio, es incierto. Y aunque se puede anticipar o conjeturar, no es sino hasta que se hace presente que realmente lo podemos tener frente a nuestros ojos. Por lo tanto, es como si viniera de nuestras espaldas, quizá podemos oir sus pasos pero no lo podemos ver.

Independientemente del punto cardinal, una sana combinación de ambas concepciones es lo que necesitamos para equilibrar nuestra forma de ver el mundo; no dejar el optimismo, pero temperarlo siempre con una pizca de cinismo que no esté desprovisto de humor.



VIDEO DEL DÍA
‘Érase Una Vez el Hombre’ (1978) fue una serie animada francesa que en 26 capítulos contó la historia de la Tierra y la humanidad desde la formación de la vida  hasta el s. XX, de la mano de una especie de ‘Tío Cosa’ sabio que va apareciendo por todas las épocas. Si bien la historia contada es totalmente eurocéntrica (sólo hay 3 capítulos que hablan de cosas fuera de Europa), tiene un gran valor pedagógico:

1 comentario:

  1. Me gustan las dos formas de ver las cosas, la idea occidental de ir hacia adelante sin dejar lo que haz aprendido en el olvido y la idea oriental de que el futuro no lo puedes controlar, puedes predecir como va a ser pero nunca estar cierto !

    Saludos !

    ResponderEliminar