domingo, 12 de mayo de 2013

Un Domingo de Monitos



1978.
Hace 35 años, mi vida era más simple, la vida de un niño. Y cada domingo lo esperaba con ansias para, entre otras cosas, leer ‘los monitos’, que era como les decíamos a las tiras cómicas del suplemento dominical en el periódico El Porvenir.

Este domingo quiero leer monitos otra vez, los mismos de entonces.

El Fantasma, ‘el duende que camina’, que vivía en la selva y en aquel entonces no me parecía raro que vistiera de leotardo morado en un lugar tan poco apropiado:

El Príncipe Valiente, que me desesperaba porque era una historia de la que cada domingo tan sólo se podía ver una imagen o dos y nunca me acordaba en qué se había quedado, pero que me impresionaba por la calidad de las ilustraciones:

Trucutú el cavernícola, que a veces era gracioso pero más frecuentemente aburrido, porque era una especie de novela familiar pero con todo mundo con huesos atravesados en la cabeza:

Benitín y Eneas, ese excelente ejemplo de ‘pareja dispareja’ que empezó en 1907 y que siempre fue de mis favoritos aunque no sabía que mis abuelos lo leían:

Henry, el niño sin boca y de chistes sin palabras:

Educando a Papá, historia de los interminables altercados entre el desparpajado Pancho y su estirada esposa Ramona, una nueva rica que nomás no lo dejaba vivir a gusto: 

Y por supuesto Lorenzo y Pepita, con ese famoso creador de sandwiches de 10 pisos y defensor de sus siestas en el sofá:

El Mago Mandrake, que cada vez que ‘gesticulaba hipnóticamente’ hacía aparecer animales de cualquier lado, o transformaba al pobre Lotario en rata gigante:

Pero eso era por las mañanas. Por las tardes, íbamos siempre un rato a la cafetería Benavides, uno de los pocos lugares donde se podían ver revistas importadas, y donde me daba el lujazo de leer la legendaria revista MAD, son sus parodias de las películas más recientes:

Los conflictos macabros de Espía Vs. Espía:

o los geniales chistes también sin palabras de Sergio Aragonés, que estaban por todos los márgenes de las páginas de la revista:

Domingo de Monitos, para recordar.



VIDEO DEL DÍA

Un clásico de clásicos de la animación: The Pink Phink, el primer cortometraje de la Pantera Rosa, estrenado en 1964:


4 comentarios:

  1. Y ¿de dónde sacas tan buenas reproducciones?

    El Fantasma y Los Halcones Negros eran mis preferidos, aunque confieso que nunca fui adicto a los monitos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah, la magia del internet! Hay gente desocupada subiendo esas imágenes, para que otros desocupados las podamos encontrar. :D

      Eliminar
  2. Saludos..

    A mi también me tocaron casi todas esas caricaturas, pero tenía que ir a buscarlas a la casa de un vecino porque aparecían en La Opinion .. y en mi casa se leía el mas conservador Siglo de Torreón que traía menos monitos domingeros.. No se porque pero mi favorito era Trucutu y Lorenzo y Pepita.... . Benitín y Eneas me purgaba... te falto Dick Tracy y una que no recuerdo su nombre de un Capitan y sus nietos traviesos... yo empece a leer demasiado joven por querer leer los monitos.. que primero me los leía mi papa.. le llevaba el periodico y directo a ellos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me faltó Dick Tracy (que yo pronunciaba 'dik traki') pero no fue por falta de buscar: no me encontré tiras en español por ningún lado, por la misma razó casi omitía también a Mandrake! El del capitán si sé cuál dices, pero creo que esa no aparecía en el suplemento que yo veía. Seguro me faltaron algunos, al único que omití queriendo es a Daniel el Travieso, que ni teniendo 6 años me gustaba.

      Eliminar