viernes, 17 de mayo de 2013

Un Geólogo Malhadado



CartoonNetwork/DiarioInca

Un día en el rancho, con uno de esos calores que no dejan salir, llegaron dos rancheros corriendo a la presidencia municipal, que era más bien la casa del presidente municipal, donde lo encontraron espantando moscas y con una cerveza. Como de costumbre. 

- ¡Oiga, don Poseidón, venimos de la milpa, y allá anda un geólogo!
- ¿Un qué?
- ¡Un geólogo!
- Ah…  un… jólogo, ¿eh?
- ¡Sí !... ¿Qué hacemos?

Don Poseidón veía para todos lados, rascándose la cabeza y pensando que este tipo de problema nunca lo había visto. Además, le interrumpía sus actividades. Finalmente, después de un rato de aparentar estar en profundas meditaciones, tomándose un trago de cerveza - que ya se le había entibiado - respondió:
- Pos mátalo.
- ¿Lo matamos?
- Pos sí.
- Pos bueno.

Así que los dos rancheros se pusieron de nuevo las guaripas y salieron de la presidencia/casa. A las dos horas, llegaron de vuelta con una carretilla, con un gringo de 1.90 atravesado en ella y arrastrando las botas por el suelo. Sobre la panza habían puesto algunos libros e instrumentos raros. Don Poseidón, alarmado, tiró la cerveza del susto. 

- ¡Ah jijos de la…! ¿Pos qué hicieron, mataron un cristiano?
- Pos es el geólogo.
- ¿Este es el jólogo??!!
- Pos sí. Hasta le preguntamos y todo.
- ¿Pos porqué no me dicen, cab…? ¡Yo pensé que era algún pájaro haciendo destrozos en la milpa!
- …
- …
- ¿Y pos qué hacemos?

Tras cavilar de nuevo profundamente, el insigne munícipe finalmente sentenció:
- Pos entiérrenlo.
- ¿Lo enterramos?
- Pos sí.
- Pos bueno.

Y allá van los dos rancheros, ajustándose las guaripas porque ese sol nomás no perdona. Don Poseidón se sentó de nuevo, meneando la cabeza y viendo la cerveza tirada. ‘¡Mejor fuera sangre!’, pensó para sí, y abrió otra para quitarse el bochorno. Esta vida moderna con tanta palabra nueva nomás no era para él. Pero por lo menos la cervecita estaba fría.


(De los cuentos de El Salado, que solía contar mi padre).



VIDEO DEL DÍA


La animación rusa y del este de Europa (en especial de Checoslovaquia) de los 60s y 70s es desafortunadamente muy poco conocida, pero de una gran calidad creativa. ‘There Lived Kozyavin’ es un cortometraje ruso de 1966, una crítica ácida y humorística de la falta de discernimiento y la peligrosa idiotez que engendra la mentalidad burocrática:

No hay comentarios:

Publicar un comentario