viernes, 16 de agosto de 2013

88



Bienvenidos al post número 88, que por cierto es un número curioso.

88 es el cuarto número intocable, el cuarto número primitivo semiperfecto, y además es un número poligonal hexadecagonal.

Pero a quién le interesa nada de eso a menos que sea fan de Ramanujan. Hay cosas más fáciles de recordar y más adecuadas para soltar en alguna reunión, como por ejemplo los dos hechos de que hay 88 constelaciones en el cielo nocturno:

Sí son, las conté.  Via Go Astronomy


y hay 88 teclas en el piano.


Para los que quieran saber las razones musicales y técnicas por las que hay 88 teclas, lo pueden leer aquí, pero creo que es más poético pensar que hay una por cada constelación y seguir discutiendo intrascendencias.

Cambiando bruscamente de continente, en chino el “8” es número de buena suerte: no sólo es el número de elementos que componen el “Pa Kua” para representar todas las cosas del mundo:



sino que además su pronunciación se parece a la palabra “fortuna”, y un doble 8 es más afortunado todavía. ¿Qué tan en serio se lo toman? Bueno, suficiente como para pagar un millón de dólares por un número de celular que tenga bastantes 8’s. Y en otro giro menos supersticioso, el 8 - que se pronuncia “ba” - al decirse dos veces suena un poco como “bye-bye”, así que es la abreviatura que usa la gente para despedirse en internet.

Y en un tema por completo sin relación con nada de lo anterior, hoy en la mañana agitando el té con la cuchara en el desayuno, y haciendo ochos en su superficie, recordé un dato totalmente sui géneris:

El efecto Coriolis - que contrario a lo que piensa Bart Simpson, no es el responsable de hacia dónde gira el agua al salir del baño - es el efecto que tiene la rotación de la Tierra sobre las cosas que están en ella. El resultado más importante y espectacular de este movimiento es que afecta la rotación de los ciclones, que giran a favor o en contra de las manecillas del reloj dependiendo si están en el hemisferio Norte o en el hemisferio Sur:


Y bien, ¿cómo es que me acordé de semejante cosa al estar tomando té con pan tostado? Por una pequeña y quizás trivial observación: dos remolinos, girando en sentidos opuestos se forman durante un breve instante al revolver el té en su taza, si se hace que la cuchara descienda así:

Los dos remolinos desaparecen rápidamente en la superficie líquida, pero por un breve instante, un pequeño ocho se forma: dos remolinos desafiando la rotación de un planeta. Y aunque obviamente son fenómenos por completo distintos, es una de esas cosas de las que vemos todos los días, que a veces dispara una divagación exótica que puede ir a parar en pensamientos de apuestas y caballos (por esas asociaciones libres que la mente gusta de realizar), o bien en la investigación de un par de artículos científicos. 

Todo depende de si los ojos están realmente observando, de si los hacemos conscientes. Pero tampoco hay que dejar que se enfríe el té.

¡88!



VIDEO DEL DÍA
 
¿Cómo que no hay video hoy? Pues no lo hay, pero hay muchos de dónde escoger si no ha visto todos los anteriores: lea un chiste de rancho y vea los efectos catastróficos que tiene la burocracia en el criterio humano; conozca algunas maravillas del mundo y vea una de las primeras historias de robots filmada para la TV; o bien póngase filosófico y luego vea una escena dramática de héroes chinos volando entre flechas y caligrafía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario