miércoles, 7 de agosto de 2013

A la Oportunidad la Pintan Calva



Oportunidad y Penitencia, ca. 1500. Palacio Ducal de Mantua.


“A la Oportunidad la pintan calva”, solía decir mi abuela, que se sabía todos los dichos del mundo. Y aunque se me quedó grabada la frase, no entendí sino hasta después su significado.

Originalmente en la mitología griega, la oportunidad estaba representada por Kairós, hijo del Océano y Niké, la victoria. Este dios se representaba con alas, para simbolizar su velocidad y lo difícil que era atraparlo. Pero más tarde, ya en el panteón romano, se le combinó con la diosa Fortuna y se le terminó por llamar Occasio: su imagen más tarde se cambió por la de una joven con un largo mechón de cabello cayéndoles sobre la cara y con la parte de atrás de la cabeza completamente calva. Esto para representar que si a la oportunidad se la ve de frente, hay forma de asirla de inmediato, pero si pasa de largo, ya es imposible porque no hay cabello qué agarrar. 

Aunque en la Edad Media, Occasio fue desairada porque su volatilidad se contraponía a la estabilidad de la Virtud, para el Renacimiento recuperó su imagen positiva, representando el entendimiento que hace posible el actuar a tiempo.

Otra imagen que también se me quedó grabada salió de un libro de caligrafía que un profesor de primaria me regaló una vez, y que entre sus ejercicios contenía un poema de un tal John James Ingalls (1833-1900), que no es famoso más que por ese solo verso, llamado ‘Oportunidad’, y que aquí pongo en original y en una propuesta de traducción al español:

  OPPORTUNITY

MASTER of human destinies am I.
Fame, love, and fortune on my footsteps wait.
Cities and fields I walk; I penetrate
Deserts and seas remote, and passing by
Hovel and mart and palace—soon or late
I knock unbidden once at every gate!

If sleeping, wake—if feasting, rise before
I turn away. It is the hour of fate,
And they who follow me reach every state
Mortals desire, and conquer every foe
Save death; but those who doubt or hesitate,
Condemned to failure, penury, and woe,
Seek me in vain and uselessly implore.
I answer not, and I return no more!


  OPORTUNIDAD

¡Amo soy de los humanos destinos!
En mi camino aguarda la fama, el amor y la fortuna.
Voy por campos y ciudades,
remotos mares y desiertos; y al pasar,
tarde o temprano, en cada choza, mercado o palacio
se escucha mi llamado: por una sola vez.

Si dormidos, ¡despierten! Si festejan, déjenlo todo
antes de que me aleje, porque es la hora de la providencia.
Y quien me sigue logra todo anhelo que buscan los mortales
y conquista a todo enemigo salvo la muerte.
Pero aquéllos que dudan o vacilan,
condenados al fracaso, el dolor y la penuria,
me buscan en vano, y en vano aún me imploran.
¡Ya no respondo, y jamás vuelvo a ellos!



VIDEO DEL DÍA


Bathtime in Clerkenwell’ (2002) es  una genial animación en blanco y negro del realizador Alex Budovsky, quien tomó un pieza musical del grupo británico The Real Tuesday Weld y la combinó con una distópica invasión de cucús que tratan de despertar a la gente a como dé lugar:




¿Tiene ganas de un cuento chino? ¿De reírse un poco? ¿O de ponerse paranoico? De todo podemos platicar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario