miércoles, 17 de diciembre de 2014

El Principito y otros niños sabios




Escribir un libro como El Principito (1943) es algo tan extraordinariamente difícil, que francamente me parece que no tiene paralelo. Existen antes de él muchas obras en las que se desnuda y se exhibe la condición humana, pero quienes escriben  son eruditos como Voltaire y cuyas tramas son bastante más complejas y con estilos mucho más elevados. Tiene uno que remontarse a la tradición de las Fábulas de Esopo para encontrar tal simplicidad y profundidad mezcladas, con miembros insignes como los cuentos persas de Afanti, o las diversas colecciones de cuentos cortos y parábolas que existen en casi todas las culturas. Pero si bien estas colecciones pueden muy bien superar al Principito en solidez filosófica ó escrutinio sicológico, ninguna usa a un niño como su personaje principal ni ponen de relieve la inocencia del descubrimiento como éste lo hace. Y en todo caso son colecciones episódicas, pero no una historia de principio a fin. Afanti es un hombre del más alto ingenio; el Quijote y Sancho son adultos que tienen convicciones bien formadas aunque exóticas; Cándido es un simplón pero sus situaciones son eminentemente adultas. No por nada el Principito ocupa el lugar que ocupa en la literatura.

A mi ver, tan sólo otros dos libros tuvieron lograron con éxito una tarea tan difícil, con personajes de niños, y ambos fueron publicados con un año de diferencia: Momo (1973) de Michael Ende; y  Señor Dios, Soy Anna (1974) de Syndey Hopkins, alias Fynn.


Momo es una niña vagabunda y solitaria, que tiene la extraña virtud de saber escuchar, y con esa sola característica puede resolver casi todas las disputas de la gente de su pueblo. Y en una aventura fantástica, lucha contra los nefastos Hombres Grises que intentan robarse el tiempo de la gente, quitándoles su presente con promesas de futuro. Las lecciones enseñadas son tan sencillas y claras como en el Principito, y la historia las ilustra de esa bella manera de “mostrar, no decir” que mucha literatura contemporánea parece desechar (véase La Profecía Celestina, El Secreto, Dios vuelve en una Harley, El Monje Que Vendió Su Ferrari y un largo etcétera de modernos libros de autoayuda, que son torpes, sermoneadores y faltos completamente de sutileza).



Anna, por otro lado, es también una niña vagabunda pero sin ningún elemento fantástico. Es encontrada en las calles de Londres por Fynn, quien la acoge en su casa, y a lo largo de su relación él aprende de ella todo tipo de maravillas acerca de cómo un niño ve a Dios, el sexo, los idiomas y la velocidad de la luz. Aquí las lecciones no son tan importantes como el reconocimiento de la naturaleza misma de la inocencia, y el estilo, si bien diferente de los dos anteriores, funciona a la perfección. Hay dos secuelas menos logradas: El Libro de Anna (1986) y Anna, el Señor Dios y el Caballero Negro (1990) que no llegan a capturar la magia del primero, pero valen la pena de verse.

¿Quién será el siguiente autor que pueda ofrecer un personaje infantil de tal trascendencia? Seguimos esperando.


VIDEO DEL DÍA


Momo se ha llevado al cine un par de veces ya, pero ambas versiones pasaron sin pena ni gloria. Se acaba de hacer una versión nueva, que parece muy prometedora:




No hay comentarios:

Publicar un comentario