lunes, 15 de diciembre de 2014

Ese eterno protestar como pollo descabezado


Via CPJ


Ni me quiero extender ni me quiero meter en honduras, sino sólo hacer un par de observaciones.

La protesta en México tiene mucha tradición y qué bueno que así sea. Pero en general, me parece mucho más caótica y fácil de llegar a la confusión que en otros lados. Esto obedece a muchas causas. La sociedad civil en EUA, por ejemplo, es mucho más organizada y podemos ver, por ejemplo con los casos recientes de tensiones raciales, que las protestas van dirigidas a cambios específicos en el sistema y la legislación, son espontáneas, y sobre todo: no hay grupos de enmascarados destruyendo nada ni mucho menos pidiendo que no les hagan nada. Porque eso se llama motín y disturbio, no protesta social.

Es bueno protestar contra los abusos. Pero es más bueno organizarse y ser civil al hacerlo. De otra forma, se convierte también en un abuso y en un tomar por la fuerza privilegios que no le corresponden a nadie.

Este afán de protestar es, pues, poco efectivo en lo general, y con frecuencia contraproducente. Uno no puede solidarizarse del todo con alguien a quien en principio apoya, pero que a las pocas horas empieza a romper los cristales de mi casa. En EUA, por ejemplo, de hecho hay disturbios violentos en Ferguson, en donde sucedieron algunos de los hechos más importantes, y es entendible. Pero todas las demás protestas en apoyo, que se dan en el resto del país –y son docenas– son pacíficas. Hay que tomar ejemplo.

Una cosa que también, desafortunadamente va de la mano con las protestas válidas, es la búsqueda de algún beneficio para grupos específicos que nada tienen que ver con la protesta original, o el ansia genérica de fama, o de simplemente ser parte de la emoción que da el andar aventando cosas a diestra y siniestra.

Y antes de que me digan reaccionario, poco solidario, lavado de cerebro por Televisa o alguna otra cosa (porque ya se les está ocurriendo, admítanlo), quiero subrayar que me parece que México está en un momento en el que la protesta social es muy necesaria y en el que hay una desconexión muy grave entre mucha gente de la alta administración del gobierno; y por lo mismo es más importante ser organizados, más enfocados, para realmente presionar como se debe y cambiar las cosas como se necesitan, en lugar de aumentar el ruido con el propio ruido. El boicot es el arma más poderosa que existe contra el poder, pero en México no se sabe usar, para empezar porque no hay la cohesión social suficiente para llevarlo a cabo. ¿Alguien se puede imaginar la presión que puede representar el que una gran parte de la población media –que de hecho es la que necesita organizarse– se organice para no pagar la tenencia, o el predial? Pero no tenemos la confianza en que los demás lo van a hacer, y seguimos con la fragmentación.

Al parecer protestamos muy fácilmente en tiempos recientes, y se organizan protestas en la apertura de la Eurocámara en Bélgica, o un estudiante irrumpe en la ceremonia del Nóbel de la Paz, o mexicanos se toman fotos protestando en París o Madrid. Pero con la disculpa de los “compañeros”  –y sin sus disculpas también–, me parecen actos de poco más que ira ciega. Entendible, sí. Justificable, sí. Pero caótica y sin dirección también.

¿Qué diríamos de un sirio interrumpiendo un acto solemne en México? ¿Un ucraniano interrumpiendo la final de futbol con una pancarta en mitad del campo? Digo, es pregunta.



3 comentarios:

  1. Creo que has tocado el punto neural...ORGANIZACION... más aún FRAGMENTACION... y los miedos de perder (La clase media) el estatuto de privilegio al ser tocada poco de la crisis y violencia (aún no le llega el agua al cuello)... Aunado a la desinformación que faciloita el temor y la pasividad para optar por el PARO NACIONAL que sería el boicot definitivo para desquebrajar a un gobierno... Que si hay infiltrados, que si hay grupos oportunistas y polpiticos hábiles en el manejo y conducción mediatica de un problema...siempre los habrá.... En el extranjero POR CONTRARIO se ha probado que la protesta tiene efectos positivos, el espacio público ha logrado que gobiernos y organizaciones se pronuncien en torno a la violenta polpitica de Estado (ver al Parlamento Europeo) pero AGUAS! no hay que confundir DIPLOMACIA EDUCACION Y CORDIALIDAD... y aceptar la "civilidad" de estar en los foros con el enemigo... En el festejo Guadalupano, a la extrema derecha embajador y funcionarios, en la izquierda feligreses y manifestantes... SINCRETISMO o CINISMO o MEDIACION de la IGLESIA??? LAS MANIFESTACIONES NO DEBEN PARAR, la solidaridad debe ser comprometida, pero ORGANIZARSE requyiere primero una consciencia que aún no nos madura... OJALA NO NOS CUESTE MAS SANGRE, porque a todas luces el gobierno preparado para la represión no opta por otra opción... DOBLE FILO DE UNA NABAJA SIN EMPUÑADURA! O qué? Los cientificos mexicanos que han probado el falso discurso del Estado en tanto los estudiantes han logrado que los pelen? cuando a todas luces y cientificamente se han rebatido las hipotesis oficiales? NO QUEDA MAS QUE AGUDIZAR Y ENERGIZAR LAS PROTESTAS,,, encrucijada de esta ERA onde se rinde culto a la violencia!!!

    ResponderEliminar
  2. Como dices, la fragmentación es la clave, y todavía queda un buen trecho por andar para poder superar la desconfianza que existe con el vecino y el extraño, y poder llegar a una sociedad civil realmente fuerte que pudiese organizarse.

    ResponderEliminar
  3. Pero qué hacer cuando el grupo de anarquistas es pagado para desacreditar un movimiento de protesta "organizado"?

    ResponderEliminar